Inicio > Antropología, De los Nombres de Cantabria (Diario Alerta), Etnografía, Expolio, Roma > Así nació el mito de “San Balentin”. El fin de año de nuestros remotos antepasados.

Así nació el mito de “San Balentin”. El fin de año de nuestros remotos antepasados.

8 febrero, 1998

Así nació el mito de “San Balentin”. El fin de año de nuestros remotos antepasados. (08-02-1998)

Perdónenme ustedes pero me resisto a escribir Balentín con V. Por la misma razón que se me llevan los demonios cada vez que tengo que escribir Valencia o valiente con esta misma absurda consonante. Balencia es un nombre netamente ibérico y la V, como me cansaré nunca de repetir, es un golazo estúpido que nos marcaron los romanos. Esos mismos romanos a los que no dejo de fustigar en estas páginas, emulando al hacerlo al inefable Arcipreste de Hita que también se despachara a su gusto insultando a Roma…  El hecho de que la fiesta anual del amor se halle emplazada en este tramo invernal del calendario, tiene que ver con todo el cúmulo de celebraciones organizadas en el mundo antiguo, al hilo de la consunción del viejo año en los últimos días de febrero y del nacimiento de un nuevo ciclo anual a partir del día primero de marzo… El nombre de San Balentín nos remite al de aquella diosa Ballanzia = Balencia = Pallentia que diera nombre a la primera Roma. Ciudad que jamás estuvo situada en la Península Itálica, íntegramente poblada por gentes llegadas de Iberia. Más exactamente, del Levante y del Valle del Ebro…

A %d blogueros les gusta esto: