‘Hiberus Flumen’

7 noviembre, 1999

‘Hiberus Flumen’ (07-11-1999)

Vaya por delante mi respeto y mi felicitación hacia aquellas personas que han confeccionado los distintos textos que Hiberus Flumen consagra a analizar los diferentes aspectos hidráulicos, geológicos, medioambientales, botánicos y faunísticos relacionados con el río Hebro. No soy especialista en esas materias y debo concederles a sus autores todo el crédito que la seriedad y amplitud de sus trabajos merece. Otra cosa muy distinta es lo que sucede con los asuntos históricos que el libro aborda…

La Introducción.. del catedrático zaragozano Antonio Beltrán, sobre ser un historiador absolutamente mediocre, que se limita a repetir lo que dicen todos los demás,… parece uno de esos trabajos que los estudiantes pergeñan en sus carreras a base de fusilar textos ajenos a diestro y siniesto… como poner en pluma del tal Marcuello una serie de noticias respecto al origen de nuestro río… como aquellas otras que le atribuyen al nombre del río matriz de Hiberia…, un origen fenicio o helénico. Un puro dislate.

Y lo mismo cabe decir sobre los auténticos padres del Hebro, los antiguos Kántabros. Sólo una página de las 533 del libro, se halla consagrada al País de los Cántabros. Lo que quiere decir que los autores de este libro emulan a los catalanes. A aquellos que en sus libros de texto presentaban al Hebro… como un río catalán que nace en tierras extrañas. Sublime. Parece que algunos no quieren enterarse de que no sólo el Hebro nace en Cantabria sino que fueron los antiguos pobladores de esta región los que, siguiendo el curso de sus aguas, poblaron la cuenca completa del río Hebro… y más tarde toda la cuenca mediterránea

Empero, he de decir a favor del libro de marras que en él se encierra una de las  mayores aportaciones que yo haya leído nunca en orden a descifrar los orígenes del ser humano… al referirse al período Paleolítico en el Valle del Hebro, el señor Antonio Beltrán zanja y resuelve de un plumazo todos los quebraderos de cabeza que los antropólogos de antaño y hogaño venimos sufriendo en el afán por esclarecer las causas que propiciaron el alumbramiento de la inteligencia en el ser humano… ‘nuestra racionalidad tiene su origen en la acción de la chispa divina de la inteligencia que separa a los hombres de  los demás seres vivos…’

A %d blogueros les gusta esto: