¿Hasta cuándo sin el Lábaro?.

14 noviembre, 1999

¿Hasta cuándo sin el Lábaro?. (14-11-1999)

Hasta el más ignorante de los historiadores sabe –o debería saber- que la enseña sagrada de los antiguos Kántabros fue el Lábaro. Y que éste reproducía, fundamentalmente, una cruz grabada o tejida en oro sobre un fondo encarnado. Sobre un color rojo oscuro a caballo entre el granate y el morado. Un color, en suma –y aunque esto lo desconocían se lo he aclarado yo a mis colegas hace años- que reproducía el de la sangre coagulada. Esta era, pues, la bandera de los Kántabros. La bandera que les fue robada por los Romanos, sabedores del carácter singularmente emblemático que poseía. Porque aquella no era una bandera cualquiera. Era la bandera más antigua del planeta. Y así era reconocida por todos, atribuyéndosele unos poderes que la conferían el carácter de auténtico paladio o talismán

Por eso mismo, porque conozco la veneración de la que el Lábaro fuera objeto entre nuestros antepasados, abomino de ese pastiche de bandera que nos han encolumando y que sobre no representar en absoluto a esta tierra, sólo sirve para desprestigiarla…

Bandera que ha servido de modelo y de referencia para innumerables escudos y banderas de toda Europa. Comenzando por la bandera británica, que es un Lábaro como la copa de un pino, copia de las banderas respectivas de Baskos y Nabarros. Que Lábaros son también, como catedrales, la ikurriña y las antiquísimas cadenas del escudo de Nabarra. Lábaro es igualmente, aunque de otro corte, la bandera de Asturias. Y la de Castilla y León por mucho que haya degenerado… todas las regiones del Norte de España se han mantenido fieles a la bandera de los antiguos Kántabros, el Lábaro, ¡excepto la propia Cantabria que tiene por bandera un auténtico esperpento!… que tampoco tiene nada que ver con la dichosa estela de Barros

A %d blogueros les gusta esto: