Inicio > Antropología, Arqueología, Arte, De los Nombres de Cantabria (Diario Alerta) > La ‘pareja de Lamasón’ sigue en su corral.

La ‘pareja de Lamasón’ sigue en su corral.

12 diciembre, 1999

La ‘pareja de Lamasón’ sigue en su corral. (12-12-1999)

Una buena parte del legado tradicional de Cantabria se habrá perdido para siempre coincidiendo con el advenimiento de su autonomía política. Y no me refiero sólo a la toponimia. Hablo también de restos arkeológicos que han sido borrados del mapa… La responsabilidad hay que achacársela a las personas, absolutamente inadecuadas, cuando no totalmente ineficaces, a las que por sus cargos corresponde velar por la conservación y salvaguarda de todo el acervo tradicional de Cantabria. Acervo que constituye su mayor riqueza…

Andaba en 1984… por los valles del entorno de la Sª de Peña Sagra… cuando al acudir al pueblo de Lafuente de Lamasón para recoger su toponimia, fui a darme de bruces con una de esas corraladas que por fortuna tanto abundan aún… Aunque la tapia de esta corralada de Lafuente tenía una peculiaridad que la hacía insólita: dos esculturas antiguas, dos cabezas de un hombre y de una mujer labradas en piedra, habían sido dispuestas sobre el muro, flanqueando la puerta de acceso… alguien se las había encontrado enterradas y las había colocado donde hoy están… dejando además grabada en una de ellas la fecha en la que ese hallazgo debió producirse: año 1625… tras el olvido, todos han pensado que ese fue el año de su labra… cuando llegué yo a aquella casa, me llevé las manos a la cabeza, doblemente, como muestra de asombro, por una parte, ante la belleza y antigüedad de aquellas joyas y de indignación, por otra, ante el hecho de que las dos esculturas más importantes de Cantabria y del norte de España, se conservaran a la intemperie sobre la tapia de un corral de gallinas. Hablo, naturalmente, de esculturas de seres humanos…

Dije en 1984 y lo repito ahora que la cabeza masculina de Lamasón, mucho más antigua que la femenina, es un nítido precedente de las esculturas etrusca y griega. Por eso muestra esa característica sonrisa con la que quería evocarse la beatitud y felicidad que se les atribuía a los moradores de la Arkadia, a los primeros pobladores de la Tierra…

A %d blogueros les gusta esto: