Archivo

Posts Tagged ‘Túbal’

España, boicot al conocimiento (XXIII) Sobre Túbal y Cristo

22 septiembre, 2002 Los comentarios están cerrados

España, boicot al conocimiento (XXIII) Sobre Túbal y Cristo (Diario Alerta – 22-09-2002)

Ésta es la hora en que los historiadores de akende y de allende no han caído todavía en la cuenta de que la Mitología es la historia de la Prehistoria y de que a través de ella es posible reconstruir tramos importantes del devenir de la Humanidad en las Edades más oscuras y remotas de nuestro pasado…

Aunque corto de vista, Manuel Assas ejerce, por lo menos, de historiador riguroso y hace lo que cualkier estudioso honesto haría en un caso similar: en vez de limitarse a denigrar a nuestros antiguos historiadores, reproduce las patrañas que Assas les atribuye y que valen, todas ellas, su peso en oro. Y si no, juzguen ustedes por sí mismos: Túbal, nieto de Noé, habiendo venido con sus descendientes en el año 2163 antes del nacimiento de Cristo, a poblar la Península española, hizo su primer asiento en el país que después se denominó Cantabria y hoy Montaña o provincia de Santander.

El cuento de la fundación de España por Túbal lo repiten casi todos los antiguos historiadores españoles, como por ejemplo… Juan de Castañeda… en su Memorial de algunas antigüedades de la villa de Santander; escrito en 1592. Y lo hace con mucho mayor rigor que aquellos historiadores que, barriendo para casa, se llevaron el primer poblamiento del kimérico Túbal a otras regiones españolas, Cataluña principalmente. Y ello porque daban por sentado que el supuesto nieto de Noé ora había navegado a través del Mediterráneo, ora había cruzado los Pirineos procedente de Francia.

Que la figura de Túbal es hija de la fantasía de los pueblos cantábricos, lo demuestra el hecho de que uno de sus alcuños fuera Astersino, epíteto cuya analogía con Asturkón es lo bastante manifiesta como para deducir que la cuna de este ente de ficción estuvo en las antiguas Asturias de Santillana. De todos modos, lo verdaderamente importante del mito de Túbal y lo que nadie ha llegado nunca a vislumbrar, es que su nombre resulta sospechosísimamente afín al de uno de esos Santos rematadamente míticos que tiene el Cristianismo: San Cris-tóbal. Un santo en el que se funden y se confunden los nombres de Cristo y de Túbal. Y no por casualidad, porque uno y otro son el mismo personaje. Lo que convierte a Cristo en el supuesto primer poblador de España. Y de ahí esa remotísima adoración de la Cruz y del Crucificado entre los antiguos Kántabros, documentada por autores autóctonos y foráneos y que podemos considerar como históricamente incontrovertible

Hace ya cerca de dos décadas que hice un descubrimiento que permite entender y descifrar toda la Mitología unibersal: el de que las genealogías de santos y dioses son un sabio recurso ingeniado por nuestros antepasados para preservar la memoria de los distintos epítetos y fases en la evolución de su identidad. Cosa inevitable cuando se trata de deidades con miles de años de ancianidad y que, en tan prolongado decurso de tiempo, han sido concebidas de formas incluso radicalmente distintas…

Anuncios

España, boicot al conocimiento (XXIV) Sobre Sant yago, patrón de Sant Anders

11 marzo, 2001 Los comentarios están cerrados

España, boicot al conocimiento (XXIV) Sobre Sant yago, patrón de Sant Anders (Diario Alerta – 29-09-2002)

Seguimos hablando de la Mitología de Kantabria. Oséase, seguimos hablando de la verdadera génesis del Cristianismo, religión que es mitología kímicamente pura y a través de la cual resulta posible desentrañar extensas e intensas parcelas de la historia perdida de nuestra región. Porque si a la antigua Kantabria se la privase de toda su exacerbada esencia cristiana, kedaría reducida a la nada. Y estoy hablando no de la Kantabria de hace uno o dos milenios, sino de la prehistórica

Hablábamos de Cristo y decíamos que fue él el mismo al que las viejas Chrónicas hibéricas conocen con el nombre de Túbal, siendo la verdadera identidad del que nos es presentado como el primer poblador de España, la de aquel San Cristóbal al que hoy conoce la mayoría de los Cristianos por el hecho de que sea el Santo Patrón de los conductores. Por aquello de que hubiera conducido a Cristo sobre sus hombros, cuando lo cierto es que el bueno de San Cristóbal no es sino una lectura más de la figura de Atlante y de Hérkules. Por eso se le representa con una estatura gigantesca como a éstos y por eso se le hace cargar con el infante divino sobre los hombros, del mismo modo que a aquellos se les supone cargando con la Tierra o con el Uniberso mismo… ó, por algo la figura gigantesca de este Santo fuera reproducida en uno de los brazos del crucero de nuestras catedrales y templos mayores. Una deferencia comprensible hacia el primer poblador de España y, por ende, hacia nuestro padre y antepasado común

Que por algo documentan todos nuestros antiguos historiadores que Túbalenseñó a sus descendientes la Ley natural. Léase la Moral natural que es la base sobre la que se asienta la Moral cristiana, antes de que ésta se olvidase de la auténtica moral (la honradez, la solidaridad, la justicia, la verdad, la tolerancia…) para centrar todas sus miras y afanes en la moralina de la hipocresía y del horror a los culos, a las tetas, a los falos y a la sana coyunda…

Una misma divinidad, conocida a lo largo de la Historia con diferentes nombres y hasta identidades. Exactamente lo mismo que ha sucedido con Cristo/Túbal/Cristóbal/Hérkules/Atlante: Túbal, Ibero, Imbalda, Brigo, Iugoo, Beto, Geríon Ambelo o Tersitano, Ericio, Gárgoris Abidolias, Melícola Caco… Este Iugoo, pronunciado Yugo, es el mismo que en el Norte de España aparece documentado arkeológicamente como Iao y que no es otro que aquel al que con el discurrir del tiempo acabamos llamando Sant Yago o Santiago. Léase, el Patrón de España y de la ciudad de Sant Anders

¿Por qué gritaban nuestros antepasados al entrar en batalla aquello de Santiago y cierrra España? Porque Sant Yago era el Dios del Final de la Tierra, reproducido por ello y honrado especialísimamente en Galicia, dada su condición de finisterre… todo esto que hoy me plagia el señor Fernando Sánchez Dragó y tantísimos otros, jamás se había ni olido sikiera hasta que salió de mi mente y de mi pluma.

Peregrinos a Liébana… en la Prehistoria.

27 agosto, 2000 Los comentarios están cerrados

Peregrinos a Liébana… en la Prehistoria. (Diario Alerta – 27-08-2000)

Decíamos que Adán = Hérkulos = Kristos = Santiago fueron algunos de los nombres del dios creado por el patriarcado para suplir y relegar a la madre de la Humanidad. A la diosa cantábrica Kalbaria, mudada por los Hebreos nada menos que ¡en la hermana de Caín! De un Cain –el hijo de Adán y Eba– que tampoco ha existido jamás. Otro mito más. Pero un mito que, como siempre, tuvo su proyección correspondiente en la nomenclatura geográfica. Por eso existe un pueblo denominado Caín (no lo encontrarán ustedes en Palestina) en el mismo sector de los Picos de Europa en el que nos hemos encontrado la peña consagrada a Kalbaria, la supuesta hermana gemela de Caín.

También el no menos quimérico Abel tuvo una hermana gemela. Se llamaba Délbora, por corrupción de Zalbaria… Léase del mismo nombre del que se ha derivado Kalbaria, lo que prueba que las dos supuestas hermanas eran la misma divinidad… el escenario al vengo refiriéndome en este artículo y en los precedentes, es esa suerte de espléndido circo de montañas que aporta sus aguas al naciente río Deva, amén de acompañarle en sus primeros y precipitados pasos a través del denominado Valle de Baró. Pues bien, la prueba concluyente de que todos estos nombres subrayados que acabo de reproducir son simples derivados de Zalbaria, nos la ofrece el hecho de que la pared meridional de ese cirso montañoso, responda al nombre de Puertos de Salborón

¿Cómo se resume y aclara todo este embrollo de nombres redundantes en las fuentes del río Deva? Pues de una manera hasto sencilla: Zalbaria > Salbaria > Kalbaria > Délbora > Deva > Eva son variantes del nombre con el que a lo largo de decenas de miles de años fuera conocida la supuesta madre de la Humanidad, aquella a la que la Biblia (que bebe en fuentes cantábricas) nos presenta como la primera mujer de la Tierra, esposa de Adán y madre de Caín, Kalbaria, Abel y Délbora. Pero lo cierto es que nuestra madre común… no fue otra cosa que un río y una montaña

Incluso el bueno de Túbal –otra fabulación más- no es sino una variante de Zalbaria o Zabala, la diosa a la que deben su nombre el río Nerbión o Zabal y el Ziberio > Zibre > Tibre > Hebro que –lo repetiré una vez más- nace en Fon Tibre y fluye por Val de Re-Tibre (hoy Dibre). Aunque no se engañen ustedes, porque no ha sido el Hebro el inicio de los ríos Tíber de Kantabria…

El país de la música.

19 septiembre, 1999 Los comentarios están cerrados

El país de la música. (19-09-1999)

Como la cuna de la cultura humana fue Asia, se supone con fundamento que allí también tuvo lugar el origen de la música. Estas palabras, tomadas de una enciclopedia cualquiera, nos ilustran respecto a la absoluta ignorancia en la que nuestra época vive en relación con la génesis de la que es, sin discusión alguna, la más perfecta, completa y sublime de todas las Artes…

Veamos. Por una parte, la invención de la música aparece relacionada con el bíblico Tubalkain, que no es otro que el primer poblador mítico de España, Túbal. Otras tradiciones atribuyen esa invención al rey David, personaje que, como Túbal, no ha existido jamás, tratándose de otro de los reyes míticos de España, Habidis. Por eso la llamada estrella de David no es otra cosa que el viejísimo emblema de los Hebreos de Sepharad. De Hesperia o Hispania. Emblema que representa a la Estrella solar adorada por nuestros antepasados…

Los Griegos mediterráneos, hijos de Iberia, le atribuían a Orfeo el descubrimiento de la música. Nuevamente, a un dios occidental. O, lo que equivalente, ibérico. Y prueba monumental de ello es que las viejas fuentes históricas aseguran que Orfeo compuso sus misteriosos hymnos en el monte Hesperkio. Léase en el mismo monte Hesperia sobre la que había caído la estrella de David

Las antiquísimas sociedades matriarcales del norte de España fueron las descubridoras de la música y de la danza… de ahí el nombre de la armonía, porque Armenia es otro de los viejísimos nombre –documentado- del norte de España.  O melodía, en memoria de las míticas Melíades, hijas de la Estrella solar a las que recuerda nuestra toponimia: Mélida, Merodio, Melledes… Y, por fin, el propio nombre de la música, vinculado a las propias hijas del Sol, las Misias o Musas. Las mismas que dieron nombre a Muxía, Múxika, Mixangos, Misiego, Muskaria, Muskiz… O al santuario de Muskilda